Las mujeres, víctimas laborales en Guatemala

by

Varias ONGs denuncian los abusos y la fragilidad del empleo femenimo

EL PAÍS – José Elías- Guatemala 24/10/2009 – Unos 90.000 trabajadores del sector de la maquila (ensamblaje textil) en Guatemala, el 80% mujeres, han perdido sus empleos en lo que va de año, denunciaron el jueves ocho colectivos femeninos. Los desempleados quedan en el más absoluto desamparo, porque la mayoría de estas empresas burlan las leyes sin que el Estado tome cartas en el asunto. Ante esa realidad, organizaciones de mujeres trabajadoras han realizado esta semana unas jornadas de reflexión encaminadas a encontrar mecanismos para alcanzar condiciones laborales ajustadas a la normativa internacional, que garantiza un trabajo decente y un salario digno

Tres son las fuentes mayoritarias de trabajo para la mujer guatemalteca: la industria maquiladora de prendas de vestir, el trabajo doméstico y la agroindustria. En los tres sectores se violan los derechos laborales, lo que las afectadas atribuyen, como causa última, a la nula inversión en capital humano. Guatemala, de acuerdo con estadísticas de organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina (Cepal), tiene los niveles más bajos de escolaridad de Centroamérica, con un promedio de seis años en la población económicamente activa.

Pero, según la denuncia, el caso más dramático ocurre en las empresas maquiladoras, donde se imponen objetivos que obligan a los trabajadores a jornadas de 12 y 14 horas, sin que se les reconozca pago alguno por el tiempo extraordinario.

En las maquilas, según detalla una Agenda Económica y Laboral preparada por colectivos feministas, “los empleadores no cumplen con las normas y medidas de salud ocupacional, seguridad e higiene”. También denuncian que son víctimas de “abuso, acoso y hostigamiento sexual”, con “malos tratos, golpes y gritos”, y se llega al extremo de obligar a las trabajadoras “a ingerir sustancias estimulantes, para hacerles superar el cansancio por el sobreesfuerzo al que son sometidas”.        sigue leyendo


A %d blogueros les gusta esto: